El ser humano necesita la Paz para que florezca su dignidad humana

(Intervención en la presenatción de la RED Global de Municipios y Provincias por la Paz y los Valores UNESCO . Día Muldial de la PAZ. Benalmádena (Málaga) en  septiembre de 2015)

El ser humano necesita la Paz para que florezca su dignidad humana

El panorama del mundo actual está repleto de contrastes. Grandes conquistas Humanas, sociales y tecnológicas se mezclan con las crecientes guerras, desequilibrios sociales, luchas fraticidas y deshumanización de las sociedades.

La Guerra amenaza cada día más con sumir a la humanidad en una gran miseria moral y física.

Pero la guerra, como todo lo que sucede en la naturaleza, no es un fruto fortuito y casual que aparece sin más, la guerra surge porque se ha ido sembrando, a veces sin que nos demos cuenta, poco a poco en las sociedades.

Cada vez más vemos como las semillas de LA IGNORANCIA , el EGOISMO y el MIEDO están dando frutos de fanatismo y violencia, de separación entre los seres humanos, frutos de Guerra.

El logro de una verdadera Paz mundial en todos los ámbitos supone un objetivo con el que todos nos debemos sentir comprometidos.

Las semillas de PAZ

La Paz no es una quimera, ni un documento de un tratado internacional, la paz es un fruto, nace si se siembra y se cuida adecuadamente

Y ha de ser sembrada en el interior de cada ser humano, como nos recuerda  el inicio de la Constitución de la UNESCO:

Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz.

Necesitamos entonces sembrar semillas de PAZ, semillas sanas y fuertes, valores  que puedan fructificar en una verdadera fraternidad en la gran familia humana.

El sembrar esas semillas de PAZ es un reto y un compromiso personal. Cierto es que hace falta que las instituciones se impliquen, en todos los estamentos y aspectos, educativos, legislativos, económicos, etc. pero la Paz no vendrá de las instituciones sino de las personas.

Si las personas que están dentro y fuera de las instituciones no asumen un compromiso personal todo será una pantomima y los tratados y los sueños morirán y se corromperán.

De ahí que la Paz solo pueda venir de una  transformación personal que nos haga más humanos, que refuerce en cada uno las fuentes del Bien, como diría Platón,  que nos alejen de la ignorancia, del egoísmo y del miedo.

Es obvio que para poder dar semillas de Paz debemos entonces cultivarnos a nosotros mismos.

Por eso la Paz ha de nacer primero, no de los pactos entre los hombres,  sino de un pacto íntimo y personal, que se exprese en rectitud, generosidad, discernimiento y amor.

El reencuentro con lo humano

Somos conscientes de que para que haya Paz, es preciso restaurar la credibilidad en el hombre, en los líderes religiosos y políticos, en las sociedades, en los individuos. Para ello nada tan preciso como la autenticidad y la coherencia con uno mismo.

Los tratados basados en intereses socioeconómicos, si no tienen un respaldo de verdadera formación y cultura humanista de las sociedades, en la fraternidad y unidad esencial de la humanidad, no funcionan, simplemente posponen los conflictos, mientras crece el resentimiento y el odio. El diálogo no se impone, sino que nace de la calidad humana, alejada de los fundamentalismos, los egoísmos y los miedos.

Por otro lado, sin un desarrollo económico sostenible básico, que erradique la pobreza del mundo, los hombres y pueblos que luchan por su supervivencia y no alcanzan un marco digno en el que desarrollarse como personas, no entienden más razones que las de su propia desesperación. Y ese compromiso ha de ser asumido por los dirigentes políticos de forma real y auténtica.

No podemos pretender “diálogo por la Paz” con pueblos desesperados solo porque su desesperación pone en peligro nuestro bienestar.

Los oídos de los ciudadanos del mundo se han vuelto sordos a los discursos y ya no creen en las palabras. Han perdido la confianza en sus gobernantes y la palabra ya no tiene el poder de crear.

Ahora solo será escuchado el lenguaje del ejemplo. Solo a través del ejemplo y el compromiso individual la palabra volverá a tener valor y reemplazará a las armas.

Solo el ejemplo volverá a dignificar palabras como Justicia, Paz, Solidaridad, Amistad…

El compromiso que nos une en este día es precisamente el de promover los valores humanos, el de fomentar para los hombres y mujeres de nuestros pueblos,  las oportunidades que favorezcan el desarrollo de lo mejor de nuestra condición humana, y ello a través de la cooperación entre iniciativas y el encuentro para compartir y trabajar juntos.

La creación de la RED Global de Municipios y Provincias por la Paz y los Valores UNESCO

Este proyecto nace con la vocación universal de PROMOVER UNA CULTURA DE PAZ PERMANENTE EN NUESTRA SOCIEDAD,

con el objetivo fundamental de presentar a todos los ciudadanos, a través de distintas iniciativas locales a lo largo del año y a través de Conferencias, Talleres, Conciertos, Actos Deportivos  etc, aquellos conocimientos que fomenten los valores de la Comprensión, la Tolerancia, la Generosidad, el Entendimiento, la Resolución de Conflictos y la Solidaridad que promueve la UNESCO

Siendo por su cercanía la Corporación Local la entidad más próxima al ciudadano , qué mejor  ámbito que este,  para la creación de un PROGRAMA DE ACCIÓN SOBRE UNA CULTURA DE PAZ,

Trabajamos para que surja un nuevo tejido global de hermanamiento entre los Municipios compartiendo experiencias similares que hagan posible un mundo más justo, humano y enriquecido con la aportación de todos.

Así esta red Global inicia su andadura con la presentación del Convenio de Colaboración y de Adhesión a la Red Global de Municipios y Provincias por La Paz y los Valores de UNESCO

A C U E R D OS:

  1. Desarrollar medidas para fomentar una Cultura de Paz, a través de la Educación y el Conocimiento, promoviendo encuentros entre los escolares, jóvenes y estudiantes en general.
  2. Promover el Conocimiento mutuo de los diferentes grupos culturales, étnicos y religiosos en el marco de la convivencia y el fortalecimiento de los Derechos Humanos.
  3. Celebrar en colaboración con las diferentes instituciones y organizaciones ciudadanas el Día Mundial de La Paz establecido por la ONU el 21 de Septiembre de cada año.
  4. Creación de una Plataforma Local que reúna los esfuerzos de los distintos agentes sociales, en torno a la difusión y desarrollo de los valores que potencia La Paz, creando un posible Observatorio sobre la exclusión, la delincuencia y la violencia, especialmente entre los jóvenes.
  5. Fomentar a través de diversas acciones y/o publicaciones el desarrollo de valores de Ética Universal tales como: Bondad, Convivencia, Respeto, Honestidad, Fraternidad Tolerancia, Solidaridad y Compromiso Social.

Posdata: la paz comienza con una sonrisa.   Espero que esta nos acompañe en toda la jornada.

Gracias

Miguel Angel Padilla. Vicepresidente del C. UNESCO de Málaga.

Deja un comentario