II Encuentro por la Paz y la Amistad en Benalmádena

(Inaguración del II Encuentro por la Paz y la Amistad . Día Muldial de la PAZ. Benalmádena, Málaga,  en  septiembre de 2014)

Agradezco a los organizadores de este II Encuentro por la Paz y la Amistad en Benalmádena la invitación al  Centro de la Red Civil de UNESCO en Málaga

En este titánico esfuerzo por la Paz, la unidad es la clave. Más allá del trabajo que realizamos los diferentes grupos, asociaciones e instituciones, la unidad de esfuerzos  es esencial en el logro de algo que tiene como esencia la unión y no el enfrentamiento.

La Guerra amenaza cada día más con sumir a la humanidad en una gran miseria moral y física. Esto es una evidencia especialmente en los últimos años.

La guerra, como todo lo que sucede en a naturaleza, nos es un fruto fortuito y casual que aparece sin más, la guerra surge porque se ha ido sembrando, a veces sin que nos demos cuenta, poco a poco en las sociedades.

Cada vez más vemos como las semillas de LA IGNORANCIA , el EGOISMO y el MIEDO están dando frutos de fanatismo y violencia, frutos de Guerra.

Frente a esto necesitamos semillas de PAZ, semillas sanas y fuertes que puedan fructificar en una verdadera fraternidad en la gran familia humana.

El sembrar esas semillas de PAZ es un reto y un compromiso personal. Cierto es que hace falta que las instituciones se impliquen, en todos los estamentos y aspectos, educativos, legislativos, económicos, etc. pero la Paz no vendrá de las instituciones sino de las personas. Si las personas que están dentro y fuera de las instituciones no asumen un compromiso personal todo será una pantomima y los tratados y los sueños morirán y se corromperán.

De ahí que la Paz solo pueda venir de una transformación personal que nos  haga más humanos, que refuerce en cada uno las fuentes del Bien, como diría Platón, que nos alejen de la ignorancia, del egoísmo y del miedo que antes mencionaba. Es obvio que para poder dar semillas de Paz debemos entonces cultivarnos a nosotros mismos.

Pero uno se pregunta:¿qué puedo hacer yo frente a tan grande empresa?. Creo que la gran tarea es sembrar semillas de Paz. La ignorancia nos impide a veces ver en la insignificante semilla al árbol que es y al bosque que será, pero es ley de naturaleza que en una semilla se haya un bosque entero de posibilidades.

Por eso debemos cultivar buenas semillas que yo quisiera relacionar hoy con algo que aprendía de mi entrañable maestro, el profesor Jorge Angel Livraga

Hace años , él me enseño una vieja formula extraída de las enseñanzas platónicas y los viejos misterios de Oriente, una formula triple e indisoluble que da al ser humano una naturaleza completa e íntegra,  capaz de afrontar todos los retos y adversidades de la vida transformándolas enoportunidades de crecimiento:  Voluntad-Amor-Inteligencia. El Amor como la fuerza de unidad entre todos los seres humanos, motor de las acciones que buscan el Bien de nuestros semejantes; Inteligencia como el discernimiento que nos permita reconocer lo esencial de lo secundario, las causas de los efectos y comprender las profundas leyes de la Vida para trabajar en armoníacon ella; y Voluntad como el impulso de realización que nos lleve a ser actores y no espectadores, a llevar a cabo nuestros sueños y nuestras buenas intenciones salvando todas las dificultades.

Me enseño que debían darse las tres, pues si una faltase se producirían graves consecuencias. Así si tenemos Amor  y voluntad pero no Inteligencia, a pesar de nuestras buenas intenciones,  podríamos hacer mucho daño; si faltase la voluntad, aunque tuviéramos amor e inteligencia , nunca pasaríamos de ser unos románticos  o unos cómodos que poco aplican de lo que creen y pretenden que otros realicen el esfuerzo; más si teniendo voluntad e inteligencia nos faltase amor nos hallaríamos con personas tiránicas, violentas y  egoístas, por desgracia un mundo muy similar al que vivimos.

Es necesario, pues, el desarrollo de las tres cualidades de forma equilibrada para que nuestras semillas den frutos sanos y fuertes, que hagan posible el prodigio denuestra propia realización y la realización de la Paz en el mundo.

Asumamos entonces el compromiso de ser constructores, sembradores de la PAZ.

Muchas gracias y buena jornada

Miguel Angel Padilla. Vicepresidente del C. UNESCO de Málaga.

Deja una respuesta