Lo duradero

Al querer comenzar a escribir sobre valores que nos humanizan, de valores universales que nos permitan reflexionar sobre lo verdaderamente importante, me he preguntado por cual de ellos empezar, que cualidad podría estar de entre las primeras.

Es difícil decidirse pues cada valor tiene su importancia, así como la tiene el hecho de que no se den aislados sino reforzándose unos a otros. Pero de entre todos los valores que podemos reconocer como válidos para toda la vida y para todos los seres humanos, tal vez sea precisamente eso, lo perdurable, lo duradero, lo que no lleva la etiqueta de “usar y tirar” lo que necesitemos comenzar resaltando.

Nuestro tiempo se caracteriza por todo lo contrario, por el cambio continuo, por la búsqueda de novedad, por la comida rápida, el amor rápido, los resultados rápidos… y por lo mismo los fracasos rápidos. Basta con parecer (que es más rápido) en lugar de ser (que es más lento pero duradero).

No se trata de una actitud de desapego que deja que las cosas fluyan sino de un apego a lo cambiante a lo superficial que nos desarraiga de nuestro propio ser. Lejos estamos de aquella actitud de viejas civilizaciones, que buscaban en todo lo que hacían y construían su duración en el tiempo.

Sin embargo las cosas que realmente pueden cimentar la felicidad y realización humana tienen vocación de perdurabilidad: nobles ideas y sentimientos, buenas relaciones, valores edificantes…

Se me ocurre que tal vez sea esta una buena forma de comenzar por cambiar las cosas, por enfrentarnos a un mundo que queremos hacer mejor: comencemos por revalorizar lo estable, lo duradero, lo que nos pueda servir para mucho tiempo. No se trata entonces de tener muchas cosas, de sumar viajes, personas en el correo electrónico o sentimientos sino que sean de calidad, buenas y duraderas. Elegir al adquirir algo lo útil y duradero, buscar amistades duraderas, elegir palabras duraderas, soñar sueños duraderos, caminar senderos duraderos…

Tal vez el espíritu humano busca reconocer su inmortalidad a través de lo que vence al tiempo. O sencillamente algo me dice que la calidad, lo válido está  aliado con lo duradero. En cualquier caso es una buena economía natural (muy válida en tiempos de crisis por otro lado) que no vuelve insaciable al ser humano.

No es una mala opción: reconocer lo que pasa, lo que se lleva el tiempo, sin más drama, para  elegir y fortalecer lo perdurable.

Miguel Ángel Padilla

Deja un comentario